Entrevista Prof. Farri

Entrevista con el Prof. Umberto Farri

Umberto Farri (1928-2006), Presidente del Istituto per la Cooperazione Universitaria, promovió el primer Univ Forum en el año 1968, en Roma, y siguió de cerca todas las ediciones sucesivas de este encuentro internacional de universitarios, hasta el año de su fallecimiento. En el año 1966, con otros profesionales del mundo de la universidad, creó el Istituto per la Cooperazione Universitaria (ICU), del que fue Secretario General hasta el año 1996, y Presidente hasta el 2006. A lo largo de su carrera recibió numerosas distinciones, entre las cuales el Doctorado Honoris Causa en Ciencias de la Educación en la Universidad de Piura, Perú (1994); Ciudadanía Honorífica de Cantón, China (1996); nombramiento de Caballero del Trabajo por parte del Presidente de la República Italiana (2004).

Millares de universitarios de los cinco continentes aprendieron de Umberto Farri la idea de que vale la pena dedicarse al servicio de la sociedad, empezando por los más necesitados, a través del trabajo y del estudio. Falleció el 13-X-2006 en Roma, a la edad de 78 años. A lo largo de toda su vida ayudó desinteresadamente a un gran número de personas. Muchas de ellas, al conocer su fallecimiento, manifestaron su agradecimiento y asistieron al funeral.

¿Cuál es, en síntesis, el fin y el origen del Univ Forum?
El Univ Forum, promovido por el Instituto para la Cooperación Universitaria, nacieron en 1968 para ofrecer soluciones positivas a la entonces creciente protesta estudiantil. El malestar de los universitarios –estudiantes y docentes- frente al imprevisto crecimiento del número de estudiantes, la crisis de las estructuras y sobre todo la demanda de una relación distinta entre profesores y estudiantes constituían una realidad objetiva, que hundía su raíz en las mismas transformaciones sociales emergentes en todo el mundo al inicio de los años 70. Estudiar los problemas, abrir un diálogo entre los componentes de la comunidad universitaria, no reivindicar sólo los derechos sin pensar en asumir primero los propios deberes,...todo ello resultó un modo más atrayente y “revolucionario” que cualquier forma de protesta. Éste fue el éxito del Univ, que ha durado hasta nuestros días, año tras año.

¿Qué le puede aportar el Univ Forum a un universitario/a en Roma?
Una experiencia intensa y una notable apertura intelectual. Salir del propio ámbito y poder confrontar nuestros problemas con los de los demás, que proceden de otras situaciones diferentes, resulta a menudo un shock con resultados positivos. Conduce a reconsiderar los propios criterios y comenzar a construir sobre una base más universal, más verdadera. Implica un aumento de responsabilidad.

Después de haber visto a tantos jóvenes, ¿qué consejos daría a un estudiante? ¿Y a un profesor?
No me gusta mucho dar consejos en general. Pienso que sería más respetuoso para las personas dar consejos cuando ellas los piden directamente. Entonces la situación es ciertamente más precisa y eso permite una respuesta pertinente. De todas formas, para no desilusionar y no contradecir cuanto he afirmado antes, podría decir: aprender a escuchar para conocer mejor a nuestros colegas y amigos. Sólo así, mostrando un verdadero interés por nuestro interlocutor, se puede entablar un diálogo que permita consolidar una relación y establecer una amistad. San Josemaría Escrivá, que era un universitario con grandes dotes y que nunca dejó de estimular las actividades alrededor de los Univ, solía resumir el grado de una relación humana de verdadera amistad de esta manera: “La verdadera caridad, antes que en el dar, está en el comprender”. Pienso que los jóvenes, y quizá los universitarios en particular, buscan algo grande por lo que valga la pena empeñarse. Tal vez el problema es que nadie les propone “ideas-madre”: ideas que sobre todo han de estudiarse y sobre las que, en un segundo momento, se deben confrontar.

¿Cuáles son –en su opinión- los principales desafíos de la universidad en estos momentos?
Sobre todo mantener la función propia que ha tenido durante estos últimos nueve siglos. Hoy en día además debe ampliar sus propios límites para incorporar las grandes transformaciones culturales, científicas, tecnológicas y sociales al espíritu universitario. Y es sobre todo este espíritu el que guía a los hombres a descubrir su capacidad de conocer la verdad, respetando la libertad. Para que esto suceda es necesario que la vocación universitaria encuentre siempre nuevos ánimos? dispuestos a encarnarla y que existan verdaderos maestros capaces de transmitir a la sociedad un espíritu de servicio.

Si me permite para acabar, ¿para qué cree usted que han servido tantos años de su vida dedicados a los universitarios?
Para mantenerme al tanto de los problemas de la juventud,...y a permanecer joven.