2011 Vivir la libertad con decisión

Nada ha sido tan valorado en los últimos dos siglos como la libertad. Nada ha sido, a la vez, tan atacado. Junto a una exaltación de la libertad personal, se han sucedido corrientes de pensamiento que la limitan o llegan incluso a anularla. Unos reducen la capacidad humana de decisión al ambiente cultural en que se desarrolla, a las leyes de la economía, o bien a su realidad material. Otros, en cambio, afirman la libertad, pero la entienden sólo como total indeterminación: ser libre consiste entonces en no estar atado a nada, y por eso cualquier determinación o compromiso significa ser menos libre.

Los interrogantes acerca de la libertad se plantean en la juventud con mayor urgencia; y no como cuestiones abstractas o teóricas, sino en su realidad más concreta.Ante el futuro, surgen preguntas ineludibles e inquietantes: ¿puedo disponer ya desde ahora de mi vida entera con todos sus imprevisibles acontecimientos futuros? ¿No renuncio, con eso, a mi libertad? Y no sólo eso: en el presente, las decisiones cotidianas son una continua interpelación a la coherencia y al empeño por mejorar el mundo en que vivimos. Vivir la libertad no es cuestión solamente de dar un golpe de timón en un momento: hay que acertar con el rumbo y ser capaces de mantenerlo.

Benedicto XVI ha expresado con fuerza su confianza en la libertad. Muchas veces ha señalado que las decisiones definitivas «son las únicas que permiten crecer, caminar hacia adelante y lograr algo importante en la vida, son las únicas que no destruyen la libertad, sino que le indican la justa dirección en el espacio» (Entrevista 16.7.06). A la vez, ha indicado que la libertad no es un absoluto, sino que se entiende sólo en relación a la verdad. Por eso el valor de las decisiones —de las que ponen en juego la vida entera y de las que realizan esa vida diariamente— se juega en el valor de las convicciones que las sustentan. En último término, el compromiso con la verdad es la única base sobre la que las decisiones libres pueden durar en el tiempo; vivir la libertad con decisión es, primero, vivir con decisión la vida según la verdad.

El Forum UNIV 2011 quiere contribuir a la reflexión acerca de la libertad, del compromiso, de la posibilidad y el valor de las convicciones personales, en una perspectiva concreta y real. Algunas de las posibles áreas de investigación son:

-decisiones personales cotidianas: su necesidad y su relevancia, especialmente en ámbitos como la medicina, la empresa, la opinión pública, etc.;

-las dimensiones de la libertad: libertad de y libertad para; ¿qué papel juegan las convicciones personales en las elecciones de cada día?; ¿y las virtudes?;

-nuevos valores empresariales: responsabilidad en la toma de decisiones, lealtad;

-¿alcanza la formación universitaria el ámbito de las convicciones?; ¿en qué modo?;

-la libertad en la historia: pequeñas y grandes decisiones que han cambiado la historia; ejemplos concretos: el empeño de Petrarca o de A. Fleming; inspiración y trabajo: su papel en las grandes revoluciones científicas, artísticas, culturales, sociales...

-¿es posible en la juventud tomar decisiones relevantes?, ¿y duraderas? ejemplos concretos: G. Washington, L. Braille, T. A. Edison, Aníbal, Alejandro Magno;

-libertad y servicio: compromiso personal y “nuevo narcisismo”.