Pesquisas, detectives y artistas

Todo artista es en cierto modo un detective. Ambos comparten la voluntad de desentrañar el sentido de las cosas, de trascender lo obvio, de representarse a su modo el mundo de lo inefable. Ambos sienten una atracción magnética por el misterio, una atracción que los sobrecoge y los empuja a perseverar en su investigación.